Lo más destacado

Las publicaciones de Clínica Río Blanco

Cáncer a la próstata. Uno de los más frecuentes

Cáncer a la próstata. Uno de los más frecuentes

Su incidencia ha presentado un incremento durante los últimos años, lo cual cobra especial relevancia si se considera que es un cáncer que en etapas iniciales no da síntomas y que tampoco existe forma de prevenirlo. Aunque si se detecta a tiempo, el pronóstico puede ser bastante más favorable.

Dos son los exámenes que existen en la actualidad para su diagnóstico: el antígeno prostático específico y el tacto rectal. Ambos deben hacerse en conjunto ya que son complementarios. El primero es un examen de sangre que permite detectar la presencia de una enzima que en casos de cáncer se encuentra elevada. La palpación digital o tacto rectal, en tanto, permite detectar la existencia de alguna área irregular dura (hinchazón o protuberancia), que podría ser indicio de cáncer. A pesar de ser incómoda, se trata de una prueba rápida e indolora.

Un diagnóstico oportuno
¿Quiénes deben efec-tuarse un chequeo? La indicación en general es para hombres mayores de 50 años, o mayores de 45 si es que tienen antecedentes familiares de cáncer de próstata (padres, hermanos, abuelos); siempre en forma anual.

En aquellos pacientes que presentan un antígeno prostático específico alto o en los que se sospecha la existencia de cáncer al realizar el tacto, se debe efectuar una ecografía y biopsia de la próstata para obtener un diagnóstico histológico (estudio de los tejidos) del probable cáncer y su ubicación.
La evaluación del antígeno prostático específico debe considerar factores como la edad, velocidad de ascenso respecto de chequeos anteriores y otros factores que la puedan elevar como son la prostatitis (una inflamación de la próstata causada por una infección, muy común en hombres jóvenes).
De todas formas, es importante resaltar que la hiperplasia prostática benigna no es sinónimo de cáncer, sino de un crecimiento normal de la próstata que ocurre a medida que los hombres envejecen y que puede llevar a presionar la uretra y hacer que el flujo de la orina sea más lento y menos fuerte.
El tratamiento del cáncer se basa en la cirugía, radioterapia y/o hormonoterapia.

Factores de riesgo
Edad: es el factor de riesgo fundamental, ya que la mayor parte de los casos se diagnostica en hombres sobre 65 años. Sin embargo, alrededor del 7% puede ocurrir en menores de 60 años.
Herencia: quienes tengan antecedentes de padre o hermanos que hayan padecido este cáncer, tienen al menos 10 veces más probabilidades de contraerlo; por ello, deben controlarse desde los 45 años en forma anual.
Dieta: algunos estudios lo relacionan con una alimentación alta en grasas, lo cual podría explicar la baja incidencia en países asiáticos, como China y Japón (donde la ingesta es baja).
Factores hormonales: Varios estudios han sugerido que los factores hormonales pueden tener importancia en el desarrollo del cáncer de próstata.

¿Qué es la próstata?
La próstata es la glándula sexual del hombre encargada de producir el semen. Es del tamaño de una nuez y se encuentra debajo de la vejiga de la orina, rodeando a la uretra.

 

 

FUENTE: REVISTA VIVIR MEJOR | CLINICA RIO BLANCO.

Leer revista completa AQUI